MANZANARES….porque sí!!!

Exactamente eso «MANZANARES… porque asi se escriben los toreros en mayúscula.

Se corria la última de la feria de San Miguel, que no por lo esperada, cumpliendo con las espectativas. En la tarde del viernes la novillada de Talavante que pasó sin pena ni gloria encuanto a trofeos se refiere. Excepto, la voluntad de los que vienen de ser triunfadores de la temporada. Juanito, el portugués, que dio la vuelta al ruedo; Angel Jiménez que estuvo de «buen gusto» y la aseada faena de Francisco Manuel que no enganchó con el público. En la despedida de Padilla, el sabado, el ganado de Matilla que -casi- lo hechó todo a rodar. Y así se llegó a la postrera, con todas las esperanzas habidas y por haber.

Tarde del 30, domingo y final de feria, con un aficionadísimo de excepción y orgulloso y padre en la barrera, Cesar Cadaval . Su hijo Alfonso Cadaval, tercer y alternativante espada, que nada menos recibiría los trastos de manos de Morante de la Puebla. ¿Testigo…Manzanares y ahí es ná!

Contando el toreo de Morante de la Puebla, que siempre asoma esa belleza imposible de explicar para quien no lo tiene delante y no es retórica; con sus lances de increible plástica que paran el tiempo. O debería de parar el tiempo, y así lo pedimos cuando esto ocurre, pero al final todo pasa por desgracia. Luego, cuanto un toricantano muestra que tiene arte, y que no ha llegado aqui por ningún birbiloque; que pone decoro y rectitud en sus formas, con una seguridad de figura; sin regatear en ningún momento, ni siquiera en los quites; respondiendo y máxime, cuando le toca cerrar el telón con los efluvios de los fenómenos anteriores… pues debería ser suficiente para poner un punto y final, de una presentación taurina como San Miguel, en Sevilla.

Eso si, no sin antes hablar un poco de lo que José Mari Manzanares hizo una vez más en esta plaza, ahora, con un toro de Domecq.

Una vez más, y no hay que cansarse de decirlo, demostró que de casta le viene eso de torear. Porque la casta no solo es para los lidiados, claro está. Y este torero la tiene, y mucha. Al componer la figura con ambas manos, sin igual; al natural y con la derecha, asombroso; con un repertorio de escaparates celestiales, impresionante. Ni siquiera ensombrecidos por un grotesco restregón al perder la cara de su oponente. Si tuviera la suerte que tanto intenta, esa de recibir al toro para enviarlo al desolladero, la Puerta más deseada le hubiera acogido otra vez… para ver el Guadalquivir desde una posición inigualable: sobre hombros de cualquier capitalista.

Pero ese fue el borrón de la cuenta. Pinchó dos veces. Aún asi, sin dar lugar a ningún adejetivo contrario a lo que es «ser grande» Manzanares escribe sobre la historia del Paseo Colón, por las páginas que están en el cielo, y no me refiero a los ángeles.

Aqui os dejo un enlace de una entrevista a este fenómeno de la naturaleza que está en Toros para Todos.

Ruta de la imagen

Imagen descatada

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Las siguientes reglas del Reglamento General de Protección de Datos deben ser leídas y aceptadas:
La dirección IP de tu ordenador quedará registrada (de forma anónima) al realizar el comentario. Antes de comentar o suscribirte, revisa nuestra política de privacidad. Si en cualquier momento decides borrar tus datos, puedes dirigirte al correo julioromero@castrodorrey.com y te atenderemos a la mayor brevedad posible. RECUERDA: - Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a Toro Bravo. - No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión. - Toro Bravo se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados. - No dudes en avisar de posibles comentarios inadecuados. - Los comentarios serán reproducidos textualmente en esta página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.